Tu coche, las compañías de seguros y el valor venal

valor venal coche

Para las situaciones en las que no existen soluciones vía reparación de nuestro coche, el valor que obtendremos de la aseguradora será a través de la valoración venal de nuestro vehículo y es ahí, cuando en la mayoría de las ocasiones entramos en un estado de descontento al ver la solución en forma de indemnización que nos ofrece la aseguradora que hasta el momento era una perfecta compañía de seguros de coche.

Lo primero que debemos hacer es definir este término que se usa mucho en el mundo de los coches, y especialmente entre las aseguradoras. De manera sencilla, se entiende por valor venal de un vehículo en el ámbito de los seguros, como el valor de venta en el mercado, justo antes del siniestro. Es decir, cuánto vale nuestro coche a “precio de calle”, y ojo, este valor es independiente del seguro que tengamos contratado, ya que es igual para el mejor de los seguros que para los seguros baratos de coches.

La valoración venal está de moda y nunca dejará de estarlo, ya que es una de esas clausulas que nos son invisibles hasta que la consultamos ante una respuesta poco favorecedora para nuestros intereses de las empresas de seguros de coche. La cuantificación, no tiene nada que ver con que estemos hablando de seguros de coches para jóvenes o para conductores experimentados.

Las distintas asociaciones que defienden los intereses de los consumidores y la de los conductores han manifestado en varias ocasiones que el Valor Venal de un vehículo es un indicativo excesivamente favorable para los intereses de la empresa aseguradora y a su vez, deja fuera de las estimaciones y circunstancias que son muy importantes de cara a establecer el precio de un vehículo.

Si el coste de la reparación de un vehículo, es mayor que el valor venal del mismo, la compañía está respaldada por la “interpretación” que hacen de la  ley para abonar sólo el valor venal. Lo hemos manifestado en varias ocasiones y no cuesta hacerlo nuevamente,  las empresas aseguradoras tienen como objetivo la maximización de los ingresos por el bien de sus accionistas, no son empresas que velan por nuestra seguridad, ni bienestar y por eso, hasta la mejor oferta de seguro de coches, se cae ante este tipo de cosas.

La depreciación del valor de los vehículos está más que asumida por los consumidores, estando muy extendida la frase siguiente: “Desde el momento que sale del concesionario, el vehículo ya sufre una pérdida de valor”. Como objeción se está poniendo que si el valor venal se basa en una depreciación, ¿Cómo es que esa depreciación no se trasmite a los seguros?

El usuario, puede no aceptar la indemnización que le ofrece la aseguradora en base al valor Venal de su vehículo y reclamar que se le pague la reparación del vehículo. Todo esto tendrá la salvedad cuando en el contrato firmado entre la empresa de seguros y el cliente, quede claro que el valor venal será la referencia en el caso de declararse el vehículo en siniestro total.

En resumen, la valoración venal de un vehículo es un elemento a tener presente, pero como usuarios, en caso de que la compañía quiera indemnizarnos en base a este valor, y siempre que no venga nada en relación a esto en las clausulas, podremos reclamar, ya que como indicamos anteriormente, partimos de una interpretación que favorece claramente a la compañía aseguradora. De todas maneras, hay varias posibilidades de saber el valor venal de nuestro vehículo, y es malo acceder a esta información.

Deja un Comentario