Un seguro proporcional al tiempo que conduces

big data seguros

Una de las nuevas tendencias en el mundo de los seguros se inclinan cada vez más por integrar la tecnología. El mejor ejemplo es relacionar el seguro que debe pagar el cliente, a sus hábitos detrás del volante.

Una aseguradora alemana ha dado el primer paso en el mundo del “big data” de los seguros. Su propuesta, pasa por estudiar el comportamiento en el vehículo del conductor y así establecer las condiciones del seguro. A través de un ingenio electrónico que se instala en el coche, la empresa puede conocer las rutinas de conducción. La información que “arroja” esta caja inteligente son de aceleración, velocidad, rutas y tiempo de conducción. Toda esa información pasa por el filtro de un algoritmo del centro telemático de recepción de datos y los resultados evalúan las probabilidades de sufrir percances. A partir de uno parámetros establecidos sobre periodos de un mes y un año, se obtiene el importe que el asegurado debe pagar a la compañía. El mantenimiento de la puntuación durante un espacio temporal establecido por la aseguradora, implica un premio al conductor en forma de reducción de su cuota.

El debate de la privacidad

Esta nueva fórmula que podría imponerse pronto en el mundo de las aseguradoras, ha abierto un debate sobre la privacidad. Algunas personas han dicho que toda esta información en manos de empresas privadas puede usarse en negativo. La respuesta por parte las autoridades alemanas dedicadas a la protección de datos ha sido rápida especificando el método de funcionamiento del servicio. Los datos nunca están al cien por cien en una de los dos parte, entienda por partes como el proveedor de servicios telemáticos, la empresa donde llegan los datos de la caja y la aseguradora, con la que el cliente tiene el contrato y que únicamente recibirá la puntuación obtenida a partir de los datos. También se obliga al cifrado de los datos punto a punto y la activación del sistema de recogida de datos debe de ser siempre decida por el conductor.

Viene para quedarse

Toda esta tecnológica aplicada al mundo de los seguros, ya está aquí y deberíamos de empezar a pensar que será un requisito que se impondrá con el tiempo. El control de las aseguradoras sobre los parámetros del producto asegurado reduce los gastos innecesarios y por supuesto, significa un aumento de los beneficios de las mismas, mientras que no todos los conductores verá claro que es lo que ellos ganan.

Un Comentario

  1. Encarna Ruiz

    Yo la verdad no acabo de ver el beneficio ni de aseguradoras ni del cliente con la implantación de este aparato. Creo que los beneficios de los conductores vienen por respetar ellos mismos las normas de conducción y que se reduzca la siniestralidad y como consecuencia las aseguradoras podrán “afinar” más las primas a pagar por los asegurados.

Leave a Reply to Encarna Ruiz Click here to cancel reply.