Aunque puede sonar algo ilógico, algunas compañías de seguros se muestran reacias al momento de ofrecer una cobertura de seguro de salud para deportistas al considerar que muy a pesar de que se trata generalmente de personas saludables y con buen estado físico, tienden a ser más propensos a sufrir de lesiones graves como consecuencia de la actividad deportiva que realizan y en comparación con las personas que no hacen deporte. Además, con frecuencia el entrenamiento intenso al que se someten con el fin de mejorar su rendimiento tiene efectos contraproducentes cuando se esfuerzan demasiado, lo que al final los deja con una lesión muy grave en el hospital.

Las lesiones más comunes que se suelen presentar en los deportistas y las que puede sufrir un seguro de salud, incluyen por ejemplo la epicondilitis lateral, conocida también como codo de tenista, la epicondilitis media, que se conoce como codo de golfista, lesión del manguito rotador, lesión o dolor en las rodillas, ciática, conmoción cerebral y la fractura de huesos. El riesgo de cada una de estas lesiones estará en función del tipo de deporte que se practique, sin embargo ninguna forma de actividad física o ejercicio que se realice está exenta de riesgos y de hecho aquellos deportes que no son tan exigentes físicamente, también pueden provocar lesiones considerables.

Por otra parte, los grupos de riesgo o deportistas que pueden optar por este seguro de salud están plenamente identificados, siendo por ejemplo el rugby y el lacrosse, los deportes con mayor riesgo ya que en promedio cada 33 horas un jugador sufre una lesión, mientras que los jugadores de baloncesto se lesionan cada 71 horas. Los deportes extremos como el boxeo tienden a tener un riesgo más elevado de provocar una lesión cerebral, además de que también son más propensos a desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Un seguro de salud para deportistas puede ayudar a los atletas a dar seguimiento a su condición física conforme cambia su rutina de entrenamiento, consultar con un médico o fisioterapeuta que le ayude a alcanzar sus objetivos y en caso de que se sufra un accidente, poder acceder a una gran cantidad de opciones de terapias y tratamientos, que en conjunto mantendrán su salud y se podrán prevenir costosas y muy probablemente irreversibles lesiones en un largo plazo.