¿Qué seguro de vida debo contratar?

contratar seguro de vida

No estamos preparados para pensar en un seguro de vida, es más, en algunas ocasiones nos dirán que puede parecer algo macabro pensar en eso a según que edades, pero la realidad es que son útiles y cada vez más contratados. Lo complicado no es contratar un seguro, el problema está en seleccionar el idóneo para nuestras condiciones y necesidades, es ahí donde el profesional tiene que asesorar y el cliente decidir.

Si sus ingresos son el sustento del núcleo familiar, debe saber que el objetivo del seguro de vida debiera ser mantener en lo posible el nivel de vida familiar, especialmente cuando los ahorros familiares no son importantes.

Todo sobre la mesa

Papel, lápiz y calculadora serán tus “armas” a la hora de conocer las necesidades a cubrir cuando ya no estemos. Tenemos que cuantificar nuestras deudas a corto, largo plazo, el gasto corriente mensual, capacidad de ahorro a corto y largo. Por supuesto, debemos contar también con los gastos derivados del fallecimiento. Todo esto con la vista puesta en un número claro, el total a percibir después de impuestos. Algunos expertos han manifestado que a grandes rasgos, deberíamos contratar un seguro de vida con una cobertura mínima igual a diez veces los ingresos anuales del contratante. Aquí buscamos una especie de “continuación del salario” que obteníamos y que como en vida, nuestra familia sea la beneficiaria.

Por otro lado, hay otra visión que se podría definir como “opción descarga”, que resumiendo se limitaría a eliminar toda la deuda a la que debiera afrontar la familia como es el caso de préstamos, créditos hipotecarios y demás pasivo de este tipo.

En resumen, no está de más señalar que después de nuestros cálculos toca hablar con el profesional. Nosotros nos haremos un seguro de vida una sola vez, estos profesionales gestionan miles, a lo largo de su carrera profesional. Es un decisión importante y como tal debemos afrontarla. A la tristeza que provoca una ausencia, sería muy complicado añadir la carga económica.

Deja un Comentario