Mi coche es siniestro total, ¿ahora que sigue?

siniestro total seguro de coche

Sabemos que miles de choques de vehículos se registran todos los años en España y el resto del mundo, de todos ellos, es inevitable que al menos uno de los coches implicados en la colisión resulte con daños que son irreparables, es decir un siniestro total. Ante este probable escenario, es conveniente conocer que es lo que sigue después de que algo así suceda, cuales son los derechos del conductor, así como sus responsabilidades. Lo primero que se debe hacer cuando hay una colisión en la que el coche resulta seriamente dañado es reportar el accidente a la policía, de ser posible y con seguridad mover el coche fuera de la línea de tráfico y encender las luces de emergencia.

Adicionalmente también es necesario registrar todos los detalles del accidente mientras que lo sucedido permanezca fresco en la mente, incluyendo:

  • El lugar, la fecha y la hora del accidente.
  • El modelo, la numeración de placa, así como la licencia de todos los coches involucrados.
  • Nombres, números telefónicos, direcciones, correo electrónico de los involucrados.
  • Toda la información concerniente a la compañía de seguros del otro conductor.
  • Datos de contacto de los testigos en la escena del accidente.
  • Comunicarse con la compañía de seguros lo antes posible.
  • No admitir cualquier responsabilidad en el lugar del accidente, incluso si se piensa que pudo ser responsable del choque.

Después del accidente, un perito de seguros inspeccionará el coche y determinará si existe posibilidad de repararlo o si se califica como un siniestro total. En este caso, un coche es considerado como siniestro total cuando su coste de reparación esta por encima de su valor actual, aunque también puede considerarse como pérdida total si las reparaciones no se pueden realizar de forma segura. En todo caso, si la culpa del accidente es suya, pero ha contratado una póliza con cobertura de colisión y dicha póliza se encuentra en orden, la aseguradora se hará cargo de pagar los gastos de reemplazar el coche en base a su valor actual, menos el deducible.

Asimismo, si no se tuvo la culpa del accidente, el conductor está cubierto por la cobertura de compensación directa establecida en la póliza. El valor de la liquidación ante la pérdida total será determinado por el precio de venta de un coche similar, considerándose también su kilometraje, daños anteriores, modificaciones y su estado.

Deja un Comentario