Características de un Seguro de Protección de Pagos

Seguro de Protección de Pagos

Cuando hablamos de la necesidad de proteger tu hipoteca, un préstamo personal o simplemente los ingresos mensuales ante la posibilidad de una enfermedad o la perdida de trabajo, estamos hablando de un seguro de protección de pagos. Este tipo de productos es una forma de proteger a corto plazo los ingresos, asegurando que se pueda dar cobertura al pago de las obligaciones financieras pendientes u otros compromisos que con regularidad se tienen que cumplir y que se verían afectados en los casos anteriormente mencionados.

La compañía de seguros se compromete con el asegurado a ayudarle a solventar los costos mensuales o un porcentaje de ellos, durante un periodo de tiempo, una vez que la persona se encuentra incapacitada para trabajar. Por otro lado, y no obstante que el seguro de protección de pagos suele ofrecerse cuando se solicita un crédito, es conveniente comparar otras opciones en el mercado asegurador y no únicamente quedarse con la póliza del prestamista. Existe la posibilidad de encontrar no únicamente una póliza mucho más barata, sino con mayor cobertura, por lo que no hay necesidad de sentirse obligado a contratar la póliza del prestamista.

Eso si, la mayoría de las pólizas de seguro de protección de pagos solamente comienzan a dar cobertura a los pagos después de un cierto tiempo de incapacidad, y continúan con los pagos por un periodo de tiempo determinado; de ahí la importancia de tener ahorrado algo de dinero como una medida adicional. Con frecuencia este periodo de tiempo se extiende aproximadamente a un año dependiendo de la aseguradora, pero como decíamos, es probable que se tome un par de meses de desempleo o baja por enfermedad para que el asegurado pueda ver que los pagos entran en acción.

También es importante aclarar que muchas pólizas de seguro de protección de pagos tendrán como requisito indispensable el que hayas estado trabajando de forma continua en la misma empresa durante un lapso de tiempo determinado por la propia aseguradora, antes de que puedas calificar, por lo que este es un aspecto a tener en consideración. Igualmente, hay pólizas que no cubren ciertos padecimientos como el estrés, incluso si el trabajador es forzado a tomar un descanso del trabajo.

En otras palabras, si has tenido una enfermedad antes, y esta misma es recurrente, una compañía de seguros puede considerar esto como una condición pre-existente, lo que significa que el seguro de protección de pagos, no daría cobertura a esta condición.

Deja un Comentario